Película #13 — La matanza caníbal de los garrulos lisérgicos

Película #13: La matanza caníbal de los garrulos lisérgicos

Nombre original: La matanza caníbal de los garrulos lisérgicos

Año: 1993

Director: Antonio Blanco

Guión: Antonio Blanco

Reparto: Manuel Manquiña, Juan Esteban, Mamen Ribera, Belén Negreira, Julián Hernández, César Strawberry, Silvia Superstar.

Duración: 73 minutos

Categoría: Terror, slasher

Tema: Una familia de caníbales y dos vecinos quieren comerse a unos drogatas.

Recomendada por: @FinalFlan

Criticada por: Wardiri

Voy a ser claro. Mientras escribo este análisis, temo caer en un punto que odio del Internet actual: crear polémica para atraer a gente. No es en absoluto mi intención, pero tras el visionado del filme que me trae a escribir esto y de ver críticas por la red no puedo evitar quitarme esa sensación. De veras. No quiero entrar a criticar el género Z (qué demonios, con el blog voy a tener que hacerlo mucho), pero no tengo más alternativa que hacerlo… Y menos cuando toca algo como esto. Intentaría ser bueno, callarme, cualquier cosa.

Pero es que estamos ante un ñordo que parece haber salido del culo de Carmen de Mairena.

Imposible tomarse en serio la presentación de los actores. Imposible. Por cierto, este me recuerda a Habimaru.

Un ser superior ha intentado, por una vez, pensar en mi salud y dificultarme el visionado de este filme, razón por la que he tardado semana y media en subir este análisis. Y debería haber hecho caso, pero me gusta llevar la contraria a los seres superiores: tengo un grave problema mental con tanta mierda vista ya. Tenía que verla, mi sentido de la responsabilidad hacia mis pocos lectores me vencía.

Al que deberían haber arrancado los ojos es a mí, no al pobre Luis.

¿Pero por qué me quejo tanto? Veréis, el argumento de la película es de mi género favorito: slasher. Sí, ese en el que hay un monstruo o asesino que se va cargando a una panda de adolescentes idiotas. Y esta película se basa mucho en La Matanza de Texas, por no decir otra palabra. Unos adolescentes que vienen de un concierto rockero se ven con las ruedas del coche pinchadas (las cuales no comprueban que estén pinchadas, ¡faltaría más!) en mitad de la nada, por lo que se acercan a una casa con una alegre familia campesina que hasta les invita a la cena. Claro que, por el título de la película, habréis deducido la cruda realidad: no es que les vayan a dar de comer.

Al corro de la patata, comeremos carne humana…

A partir de aquí empiezan a matar a los cuatro jóvenes, generalmente quejándose de los malos huéspedes que son al ser invitados, mucho gore barato, sonidos de motosierras las cuales ni se ponen en marcha, sorbito de cerebro de bebé Nenuco y, por supuesto, acciones típicas de dibujos animados, como si la película estuviese destinada de verdad a los más pequeños de la casa. Los Looney Tunes salen en la tele de uno de los escenarios, por supuesto.

No olvidemos a esta amable señorita que presenta las noticias con una amplia sonrisa, hablándonos de los doce niños que mató un tipo. ¿Satánica?

La película está hecha con poco dinero, creo que unos 20.000€ totales, no podría deciros las pesetas exactas que costaron en su momento. Pero es que el montaje es horrible. Horrible, horrible, horrible. Se ve todo fatal, los planos son malos y siempre los mismos dentro de los escenarios, la banda sonora es basura, y los sonidos sacados de los dibujos animados para alegrar las escenas de humor negro pueden hacerte correr al baño a vomitar.

Bueno, esta tía también puede hacerte correr al baño a vomitar.

¿Pero es solo el montaje? No. Como habréis leído, la banda sonora es horrible. Se compone de temas malos, temas de dibujos animados y, sobre todo, de un tema musical rockero que se repite constantemente incluso cuando no viene a cuento. Claro, crean una canción mediocre y hay que restregarla todo el tiempo. Así tienen que trabajarse menos la banda sonora, por supuesto.

Habimaru se alegra de que haya sufrido con el filme. Aprueba esta entrada.

He perdido la cuenta de cuántas veces he mencionado los condenados dibujos animados, pero es que están en todas partes en esta película. No solo los Looney Tunes, sino que hay momentos en los que algunas frases y escenas son referenciadas, como el clásico ¡Ábreme, Vilma!, o la típica escena donde se mete una barra de TNT en la boca de alguien para que le estalle la cabeza.

Que no falte esa referencia barata a Rambo sin venir a cuento, por favor.

El reparto es lo único en lo que voy a ser bueno y no voy a criticar tan duramente. Bueno, los adolescentes, como en todos los slashers, actúan penosamente. Y el actor que hace del hermano retrasado mental parece de verdad retrasado mental, y no lo digo por buen papel. Pero alguien destaca en todo esto, alguien que lo salva un poco, alguien cuyo personaje admito que me ha terminado por gustar: Manuel Manquiña. Lo acepto, su personaje me ha hecho sacar alguna sonrisa con sus chistes; todos baratos, pero me encantan.

El mejor personaje de toda la película. Le he cogido bastante cariño.

En resumen: una película horrible. Quizá alguno me quiera matar porque parece que tiene muchos seguidores, pero personalmente no puedo con ella y me veo en la obligación de recordar que esta reseña es mi opinión personal, que puede no ser la de otros. Y siendo honestos, no es lo peor que he visto: creo sinceramente que la segunda parte de Las colinas tienen ojos era condenadamente peor. Por lo menos nos quedamos con Manuel Manquiña…

No, por favor, ¡más no, lo suplico!

Mejor escena: Sorbete de cerebro de bebé. El bebé es un muñeco claramente, sí, pero esa escena queda abierta a la imaginación… Y logra ser especialmente desagradable.

Peor escena: Tengo dos y no soy capaz de decantarme por cuál elegir: el comienzo, con el noticiario. La actriz es horrible. O, por otro lado, la “escena sexy” de la hermana. Pretendía ser desagradable, pero lo ha sido en exceso.

Escena más impactante: Cuando la última superviviente dice que esperarán a que pase alguien por allí… Y a los dos segundos se cuela un coche de fondo cerca.

Mejor actor: Manuel Manquiña. De cabeza.

Peor actor: Luisa Veira. Chica, sonríes demasiado.

Clasificación: Película de serie Z que intenta ser un slasher barato entretenido y se queda en mierda de slasher barato mediocremente entretenido.

Nivel de bazofia: 5/10

¿Me ha inspirado?: Nope.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Los Cien Horrores, Película analizalida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s