(SE#1) Película #11 — Las colinas tienen ojos 2 (1985)

Película #11: Las colinas tienen ojos 2

Nombre original: The hills have eyes: Part 2

Año: 1985

Director: Wes Craven

Guión: Wes Craven

Reparto: Tamara Stafford, Michael Berryman, Kevin Spirtas.

Duración: 86 minutos

Categoría: Thriller, Terror

Tema: Un grupo de adolescentes se queda tirado en el desierto y son atacados por dos caníbales.

Criticada por: Wardiri

Estimado Wes Craven:

Soy un gran admirador de sagas como Pesadilla en Elm Street y Scream, creadas por su propia mano y por la que conservo algo de respeto hacia usted. Sin embargo, todo tiene un límite. La primera parte de la saga conocida como “Las colinas tienen ojos” fue horrible, nefasta; no comprendía bien sus motivaciones para hacer tal cosa. Pero llegó esta segunda parte, y lo comprendí todo, absolutamente todo: su objetivo era joderme la vida. Le doy gracias por ello.

Comenzaré refrescándole el argumento. Unos adolescentes viajan a través del desierto para ir a ver una carrera y, casualmente, son atacados por dos caníbales: uno, superviviente de la película anterior, el que llamaré “Cabeza Huevo”; el otro, el hermano mayor del padre de familia ya muerto, cuando dejó claro en la primera entrega que dicho hermano no era malo. A partir de aquí nos entregamos a un slasher de toda la vida, con muertes estúpidas y sangrientas acompañados de sustos baratos: mi género favorito.

Lo que podría haber sido un genial y estúpido slasher que tanto amo se quedó en una broma de mal gusto a cualquiera que tuviese el valor de alquilar la película (no mencionaré ir a verla al cine, porque demonios, ¡nadie en su sano juicio malgastaría el dinero así, antes se lo daría a un perro de comer!). ¿Y por qué, se preguntará? ¿En qué falló usted, el considerado maestro del terror?

¿Eso es un pie o un brazo? Ninguno de ambos queda bien para dar a entender una muerte.

Comencemos con mi mayor queja: “la película está basada en hechos reales”. Señor Craven, ya he visto otros filmes suyos y sé que le encanta decir que una película está basada en hechos reales, pero por el amor de Galactus, no exageremos. Esto es una secuela directa de la anterior película; no, más que directa. Las muertes sucedidas son estúpidamente tontas, imposible que haya habido muertos así. ¿Mi conclusión? Lo único “real” debió de ser que había una carrera no sé dónde. Genial, pues; dirigiré un libro sobre alienígenas que viajan en el tiempo para intentar follarse a todas las mujeres sobre la Tierra y mencionaré que existió un tipo llamado Hitler. Y claro, tendré derecho para decir que es una película “basada en hechos reales”.

Si este filme está basado en hechos reales, yo soy Belén Esteban.

Continuaré con otra gran queja: recordar los sucesos del anterior filme. Por supuesto, siendo una secuela es vital contarlo. Pero ya dedica aproximadamente un minuto en el inicio para escribir qué es lo que sucedió en la primera parte. ¿Podría explicarme por lo tanto por qué hay tantos flashbacks? Porque muchos personajes recuerdan a ratos, de forma tonta, qué sucedió. Hasta incluso el perro. Repito, el perro tiene flashbacks. ¿Qué demonios estaba fumándose al escribir el guión?

A medida que avanzamos, la película acaba siendo tan absurdamente aburrida que uno no acaba de darse cuenta del fallecimiento de un personaje por intentar no ceder al sueño. Por no mencionar que les falta carisma y distinción entre los demás; porque yo sólo reconocía al negro entre todos los demás. Ni siquiera fui capaz de ubicar a Ruby, la supuesta protagonista.

Mete adolescentes en una película y la has hecho buena.

En conclusión, señor Craven, le doy gracias por haberme hecho retorcer por dentro durante hora y media. Ahora me doy cuenta de que sólo hace falta hacer un par de películas buenas para ser un director de culto; da igual haber creado auténticas aberraciones como ésta. Sólo dos.

Con esto dicho, le deseo una buena noche y que descanse bien allá donde esté. Por cierto, le adjunto un billete de sólo ida a un desierto perdido en Estados Unidos para que vaya por allí y compruebe por mi parte si las colinas de verdad tienen ojos.

Si te invitan a ver esta película, coge una moto y ¡corre!

Mejor escena: La escena de sexo entre negros. ¡Tetas sin venir a cuento!

Peor escena: La muerte de una de las chicas por un abrazo de parte de Plutón. Espera, ¿qué? ¿¡Por un abrazo!?

Escena más impactante: El perro, Beast, teniendo un flashback de la anterior película. ¿¡Mande!?

Mejor actor: El perro. De nuevo. Aunque ha bajado puntos por el flashback estúpido.

Peor actor: Tamara Stafford, haciendo de Cass, la chica ciega. Papel falsísimo el que interpreta.

Clasificación: Horrible bazofia que se recomienda a los amantes del slasher barato barato.

Nivel de bazofia: 7/10

¿Me ha inspirado?: Voy a escribir una historia sobre perros con flashbacks ya mismo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Especiales, Los Cien Horrores, Película analizalida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s